Lo más reciente
¡Subscríbete a mi boletín!

Carrito
¿Qué tipo de persona eres? - Lorena
892
post-template-default,single,single-post,postid-892,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_leftright,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_menu_slide_from_right,transparent_content,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

¿Qué tipo de persona eres?

Adoro cuando en mi camino se cruzan personas positivas, optimistas, sencillas, personas que ponen el corazón en cada una de sus acciones, que te dan todo a cambio de nada, personas que te acarician el alma y enriquecen tu vida…

Y esto lo logramos cuando somos el reflejo de lo mismo, en pocas palabras cuando somos de ese tipo de personas positivas, optimistas, sencillas, amables, de gran corazón… que sabemos que hay que eliminar el veneno, el miedo, la envidia, la ira, y el odio de nuestra vida para así alcanzar esa madurez espiritual que nos permitirá sentirnos plenos, déjame explicarte a lo que me refiero…

Cuando hablo de Veneno, me refiero a cualquier cosa más allá de lo que necesitamos que nos envenena el alma, como el exceso de poder, de pereza, de ego, como la ambición, la soberbia…

¿De que Miedo estoy hablando? En este caso al de la no aceptación de la incertidumbre, ya que si aceptamos la incertidumbre automáticamente desaparece el miedo y aparece la aventura que nos hace sentir optimistas…

En cuanto a la Envidia, te comento que es cuando no aceptamos el bienestar de alguien más y nos comparamos. Si logramos aceptarlo, se convierte en Inspiración y esto nos pone en acción para lograr lo que anhelamos…

Y que decir de la Ira? Es la no aceptación de lo que está más allá de nuestro control. Que pasaría si la aceptamos?, se convierte en TOLERANCIA.

¿Qué decir en cuanto al Odio? Básicamente es no aceptar a las personas como son ya que si las aceptamos incondicionalmente, se convierte en AMOR

Aquí es cuando llegamos a la gran pregunta, ¿Qué es la Madurez Espiritual?

Es cuando se deja de tratar de cambiar a los demás y nos concentramos en cambiarnos a nosotros mismos. Es cuando aceptamos a las personas como son.
Es cuando se aprende a “dejar ir”. Es cuando se es capaz de no tener “expectativas” en una relación, y damos de nosotros mismos por el placer de dar.
Es cuando comprendemos que lo que hacemos, lo hacemos para nuestra propia paz. Es cuando uno para de demostrar al mundo lo inteligente se es. Es cuando dejamos de buscar la aprobación de los demás. Es cuando paramos de compararnos con los demás. Es cuando se está en paz consigo mismo. Es cuando somos capaces de distinguir entre “Necesidad” y “Querer” y comprendemos que la FELICIDAD la creamos a través de momentos consientes en los que nos Amamos, Valoramos, Respetamos y Aceptamos…

Lorena Jimenez
lj@lorenajimenez.com
No Comments

Post A Comment