Lo más reciente
¡Subscríbete a mi boletín!

Carrito
¿Qué te dan tus creencias? - Lorena
877
post-template-default,single,single-post,postid-877,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_leftright,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_menu_slide_from_right,transparent_content,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

¿Qué te dan tus creencias?

Las creencias nos tiene atrapados viendo una realidad a través de ellas, si así como lo lees, las creencias son una fuerza poderosa dentro de nuestra conducta, por lo que si crees que puedes hacer algo, lo harás, y si crees que es imposible hacerlo, no habrá esfuerzo por grande que sea que logre convencerte de que puedes realizarlo ya que dichas creencias crean un sentimiento de certeza sobre el significado de algo, digamos que es una afirmación personal que consideramos verdadera y en muchos casos como la verdad absoluta.

Todos tenemos creencias que nos sirven como recursos y también otras que nos limitan; estas moldean nuestro grado de inteligencia, nuestra creatividad, nuestra salud, la manera en que nos relacionamos e incluso nuestro grado de felicidad y de éxito, ya que han ido ocupando un espacio dentro de nuestros conceptos más arraigados. Vienen a partir de lo que nos han dicho, de lo que hemos vivido, son manera que nosotros creemos tener y ser, y que vienen más de otras personas, experiencias de los padres, maestros, por los medios de comunicación o en algún momento que sucedió algo fuerte y se graba en el inconsciente y se quedan ahí teniendo una repercusión en nuestra vida.

Las creencias pueden ser potenciadoras o limitantes; las primeras ayudan a potenciar la confianza en nosotros mismos y en nuestras capacidades, permitiéndonos afrontar con éxito situaciones complejas. Las segundas nos restan energía y nos inhabilitan para afrontar situaciones diversas, si nos creemos incapaces de aprender cosas nuevas, bloqueamos la oportunidad de desarrollar nuevas competencias y habilidades. También puede ocurrir que nos cueste demasiado esfuerzo aprender muchas habilidades, porque al adquirirlas fácilmente nos quietarían la razón a nosotros mismos de la creencia que tenemos instalada.

Cuando somos capaces de ver nuestras creencias limitantes como sombras que nos ayudan a avanzar hacia la luz, entonces podremos alumbrar aquellas creencias potenciadoras que nos impulsan a obtener lo que deseamos, generando ese estado de felicidad que buscamos, claro dentro de nuestra propia creencia…

Lorena Jimenez
lj@lorenajimenez.com
No Comments

Post A Comment