Lo más reciente
¡Subscríbete a mi boletín!

Carrito
Aprender a confiar en los demás... - Lorena
827
post-template-default,single,single-post,postid-827,single-format-standard,theme-bridge,woocommerce-no-js,ajax_leftright,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_menu_slide_from_right,transparent_content,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Aprender a confiar en los demás…

Es importante hacerlo para amar, aprender y enseñar. Es un hecho que compartir un secreto, darse a conocer en pleno, iniciar una relación amorosa, una sociedad comercial o convivir en familia, exige de manera obligatoria este condimento, digamos, la sal y pimienta que da la confianza.

Lo cierto es que no se puede vivir sin confiar, y es imprescindible aprender a hacerlo, además de saber en qué personas podemos confiar.

Analiza que, en tu vida, las personas más confiables tienden a ser aquellas que:

  • Conoces muy bien, por sus hechos más que por sus palabras
  • Son recomendadas por gente que nos ama, nos respeta o admira
  • Se atreven a decirnos asertivamente la verdad y muestran desacuerdos
  • Tienen valores claros y formación espiritual
  • No tienen interés especial en obtener algo de ti
  • Tienen como tradición el ser responsables, prudentes y discretas.

 

Así como a ti te gustaría que otros confiaran en tu palabra, otros también lo quieren y lo valoran. La confianza, como el arte, nunca proviene de tener todas las respuestas, sino de estar abierto a todas las preguntas. Pocas cosas pueden ayudar más a una persona que atribuirle responsabilidad y hacerle saber que confías en ella.

 

La confianza en uno mismo es el primer secreto del éxito en tu vida… es un valor que habla de la coherencia en el decir, pensar y hacer, y que se pone en juego en las relaciones. Que va de lo particular a lo general y de lo general a lo particular.

 

Así, la confianza se convierte en tu capacidad emocional de interactuar con los demás, ya que tiene un importante reflejo en tu lenguaje, así como en tu cuerpo. Y cuando aparece un quiebre, no lo miras necesariamente como una traición y lo tratas inmediatamente: ése es el compromiso de las personas comprometidas con la confianza.

 

Hay 3 tipos de acciones sobre las que te invito a trabajar:

 

Las primeras son las que generan confianza, lo cual implica ser veraz, honesto y actuar de manera ética, asó como felicitar y agradecer al que cumple sus promesas, y por ende, ¡felicitarte a ti mismo cuando cumplas con las tuyas!

 

Las segundas son las que mantienen la confianza, y se logran cuando te comprometes y cumples tus promesas, ofreces disculpas cuando rompes alguna y aprendes a perdonar.

 

Las terceras son las acciones que restauran la confianza: si la has perdido, busca crear nuevas ventanas para volver a generarla. Hazte una promesa a ti mismo y busca la manera de comenzar de nuevo.

 

La confianza es algo que, si permitimos que se erosione, termina derrumbando al gobierno más poderoso, a la empresa más exitosa, al liderazgo más influyente, a la amistad más sincera, al carácter más fuerte y al amor más profundo.

 

Si logramos desarrollarla y aprovecharla, la confianza encierra el potencial de generar un éxito y una prosperidad sin precedentes en todos los ámbitos de tu vidaA

Lorena Jimenez
lj@lorenajimenez.com
No Comments

Post A Comment